La difícil tarea de tener dos hijos menores de tres años

Uncategorized


octubre 6, 2020

dos hijos

Definitivamente no es una tarea sencilla y puede consumir toda nuestra energía. Debemos intentar dividirnos en dos para atender adecuadamente a ambos por igual. Especialmente para que el mayor no se sienta desplazado por su hermano pequeño.

Esto no es precisamente algo fácil de llevar a cabo, los niños pequeños requieren toda nuestra atención y si encima tenemos dos hijos menores de tres años, la situación se complica. Ya que deberemos intentar dividir nuestros tiempos de manera que podamos prestarle atención a ambos.

dos hijos

7 cosas que viven las madres con dos hijos pequeños

  1. El sentimiento de que le prestas más atención a uno que al otro. Esto es algo bastante normal que muchas madres sienten constantemente ¿Le estaré dando demasiados mimos al menor? ¿Le presto mucha atención al hermano mayor? Es difícil encontrar un equilibrio, todo depende de la situación y el día.
  2. Atender a ambos a la vez. El niño mayor deberá comenzar ciertas actividades, tendrás que acompañarlo para reforzar su autoestima y el vinculo que los une. Esto significa que, a su vez, deberás llevar al menor a todos lados porque el pequeño depende exclusivamente de ti.
  3. Dormir, es solo una leyenda. No únicamente los pequeños duermen poco y deben alimentarse seguido. Si no que en este caso ¿Cuándo van a dormir al mismo tiempo? Siempre vas a tener que estar despierta para uno, el otro o ambos.
  4. No alcanza el tiempo, ni el cuerpo. A ser madre debemos sumarle otras responsabilidades que seguramente debes cumplir. No te alcanza el tiempo, tampoco las energías de tu cuerpo.
  5. No tienes un momento para ti. Esto es algo bastante normal, especialmente en familias en donde el padre debe trabajar demasiadas horas y no puede ayudar al 100%. Además, los niños siempre buscan a la madre, entonces el tiempo que tienes para ti misma, sola, es básicamente nulo, ni siquiera para ir al baño.
  6. Vives cansada. Lo veníamos hablando en puntos anteriores, pero es totalmente normal que estés cansada todo el tiempo. No únicamente por todo lo que debes hacer, sino porque no podrás dormir bien y rara vez tendrás un momento para tirarte al sofá y relajarte un buen rato.
  7. Aprendes sobre el amor. No podemos negar que tener dos hijos hermosos es algo que nos llena el corazón. Aprendemos lo que realmente es amar, lo que es sentir que una parte de nosotros está ahí.

Siempre decimos lo mismo, es una realidad, ser madre no es un trabajo sencillo. Sin embargo, la recompensa hace que todo valga la pena.




Fuente principal de este artículo

Deja un comentario