Ojalá te ames, hermoso poema para compartir

 

Sigue, camina que
tus pies siembran y las lágrimas dan vida,

Echa paso a la
tierra, porque solo nunca si en ti tu compañía.

 

Anda la montaña,
sube al abismo y al otro paso del río,

sigue al
horizonte abierto, sigue y haz tus pies el única camino.

 

Agiten tus manos
los vientos del paso de tus días,

barran las sombra
tus besos de las noches que sean idas, 

Reserva tus puños
para las puertas

y tus reverencias
para las cosas ciertas.

 

Pero sigue porque
hay que seguir, 

porque tu
encontraste camino

y el camino era
antes que ti,

ya otros que han
seguido

hicieron de su
paso ido,

suelo seguro y
vivo también para ti.

Tómalo, písalo al
paso y luego a seguir».

 

Mujer que cuando
susurras yo escucho todos los gritos de las noches,

vagas entre los
silencios y yo te siento cierta más que a las mismas voces.

 

Llevo en el pecho
enterrada una brújula de fuegos que sólo sabe tu norte

y en el
sinsentido de mis pasos como la vida cargo una sed de todos sus goces.

 

Contigo cantan los
pájaros en un idioma que tus amores hacen también mío,

y mis pupilas
navegando los mares de tus pupilas vadean olas y salvan sus abismos.

 

Y es en ti la
noche pasajera, ante las luces del día nuevo que les deja fuera,

toda una vida
nueva en tus abrazos, en un día nuevo y más nuevo, y vida, la de antes, si mal
le dijera…»

 

 

Deja un comentario